Páginas vistas en total

miércoles, 12 de junio de 2013

ELEMENTAL MISTER WATSON.....

Días atras, hojeando la hermosa publicación filatelica de orientación naval
"El Sextante", mas precisamente el Nº 15 editada en diciembre de 2000,
encontré una nota firmada por el Sr. Carlos Augusto Coulomb, que hablaba
de los primeros submarinos con propulsión manual, y como una novela del
inolvidable Sir Arthur Conan Doyle, detalla el Bloqueo que una pequeña
nación, impone a Gran Bretaña por medio de submarinos.
                                                    Fotografías de Sir Artur Conan Doyle (1840)

Y allí comencé a soñar con mi adolescencia , creo que fuí uno de los lectores 
que creyó conocer la mayoría de sus obras literarias (Novelas y cuentos), todos
llenos de suspenso y de intrincados enigmas  que gracias a la sagacidad y 
astucia del detective, serían develados sobre el final, con las explicaciones del 
caso.
Estamos hablando de Sherlock Holmes  y su amigo y compañero de aventuras
el Doctor Watson.
O sea deberíamos relacionar a Sir Arthur C. Doyle con Holmes y Watson ??
SI y NO.
Veamos antes que nada como lo recuerda la filatélia, basten solo estos pocos
ejemplos para tener una idea del caudal de sellos que los correos de todo el
mundo, y hasta países de los llamados prohibidos han emitido en estos últimos años.




  















Bien. Habiendo visto solo algunos de los cientos de sellos que nos hablan de Sir
Arthur, y que serían las delicias de un coleccionista de esta temática, nos centramos
en esta última imágen de un sello Británico emitido en 2010 y que lo relaciona
directamente con Sherlock Holmes.

LOS PRIMEROS SUBMARINOS:
El único submarino de la Guerra Civil Americana , fue construido en Nueva Orleán
por James Mc. Clintock y Baxter Watson en 1862. Su propulsión era manual, 
tenía capacidad para dos personas y tenía una eslora de nueve metros. Hundió una
goleta enemiga mediante una mina adosada durante las pruebas en el lago
Pontchartrain, pero nunca entró en combate. Desguasado en 1868.

                                                               El submarino Pioneer (1862)
                                                 Foto obtenida de la  Revista el sector marítimo. Ingeniería Naval   
Mucho antes , Robert Fulton  había presentado proyectos , que Napoleón se encargo
de financiar, y que fueron desechados por el Almirantazgo francés por considerar
al submarino como un arma innoble del arte de la guerra naval. Lo mismo habría de 
de sucederle al concurrir con sus planos a Inglaterra.   
                

                                                               Robert Fulton (1765- 1815)


SIR ARTHUR CONAN DOYLE:
Nació el 22 de mayo de 1859 en Edimburgo, capital de Escocia , procedía de 
familias Irlandesas, su formación Católica y Jesuítica en un país de mayoría
protestante, habría de implicar su distanciamiento del dogmatismo religioso y 
posterior inclinación hacia un respetuoso agnosticismo.
Como decía mas arriba fui un lector asiduo y creí conocer casi todas sus obras,
estaba lejos de la realidad ya que además de las pintorescas novelas archi conocidas
como:" El signo de los cuatro"," Estudio en escarlata"," Un escándalo en 
Bohemia"," El mastín de los Baskervilles"," El signo de los cuatro", etc. , etc.
Conan Doyle escribió decenas libros muy interesantes que yo no leí jamás, 
uno el mas extenso "La guerra de los Bóers" , y uno muy interesante escrito en 
1918 llamado "¡Danger!" (¡Peligro!).
Este último es una novela corta que la revista londinense "El Strand" publica en
agosto de 1914 ; en ella nuestro autor detalla el bloqueo que una pequeña nación
impone a Gran Bretaña con sus submarinos, hundiendo cualquier buque que le
acerque provisiones y torpedeando hasta a los grandes e inermes transatlánticos,
sin importar que pabellón enarbolen.
En la misma sir Arthur imagina incluso los métodos defensivos : los mercantes
navegarán en zigzag, llevarán cañones ocultos y se recurrirá a la aviación para atacar
a los submarinos.
"Sir Arthur Conan Doyle fue el único que vio lo que iba a ocurrir" dicen que
exclamo en el Reichstag, el Ministro de Marina alemán.

                                      

Pero los directores del Strand, habían pergeñado una estrategia genial.
Al recibir la novela decidieron consultar la opinión de algunos "profesionales"
de la Armada respecto de la real peligrosidad de aquel ataque submarino.
Las opiniones de los "entendidos" fueron incluidas al pie de la novela.

OPINIONES DE ALGUNOS ALMIRANTES:
"Lo veo muy improbable y me hace pensar en Jules Verne más que en ningún
otro autor.".....
....".no creo que ninguna nación civilizada torpedee a los barcos mercantes
desarmados y sin defensa"......
"El comandante de un submarino que tal hiciese sería sometido a Consejo de
Guerra y fusilado por su propio país".
Obvio es declarar el triunfo de la imaginación sobre la técnica preestablecida.

Otro de los grandes aportes de sir Arthur a la seguridad en la navegación fue
su exigencia de chalecos y botes salvavidas que los propios náufragos pudieran
inflar. Muchos años pasarían antes de que fuera tenido en cuenta.

Los lores anglicanos impidieron con el veto, fundado en motivos religiosos,
que su amigo personal el rey Jorge V, lo elevara a la condición de par del reino.

En el año 1930 podía leerse en el epitafio de su tumba:
" Temple de acero, rectitud de espada " 
Yo amigo lector le hubiera agregado, "elemental Mister Watson"


Extractado de la nota de Carlos A. Coulomb para la revista el sextante (Dic. 2000)
Bibliografía consultada: Pag. Web. Revista del sector marítimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario