Páginas vistas en total

miércoles, 10 de julio de 2013

LA SEMILLA DE LA LIBERTAD

           LA REVOLUCION DE MAYO

"Mas allá de la evolución ideológica y metodológica de nuestros historiadores
y docentes, a lo largo de los años el sistema ha logrado que la gente remita
la historia Argentina a la escuela primaria, es decir La Revolución de Mayo
aparece como un acontecimiento vinculado a la escuela primaria.
Nuestro elemento fundacional como país, históricamente hablando, es un 
tema de acto escolar. Los sucesos de mayo son difíciles de pensar, para la
mayoría de los Argentinos, despojado de betún, corcho quemado y pastelitos."
                                                                                 Profesor Felipe Pigna
                                                                    Los Mitos de la historia Argentina (Vol.I)

CONTEXTO:
La famosa semana de mayo de hace 203 años, estuvo muy lejos de ser un apacible
tránsito de vendedores ambulantes y damas antiguas, como se nos enseñó en la
escuela primaria, donde los vecinos de la ciudad concurrieron a la plaza de la
Victoria (hoy Plaza de Mayo) para "ver de que se trataba, llevando sus paraguas
bajo una incipiente lluvia".
Estaban en juego muchos intereses nacionales y extranjeros, y pasiones en algunos
casos legítimas y otras relacionadas con los bolsillos.

¿COMO ERA BUENOS AIRES EN 1810 ?
Un viajero Francés describía a la gran aldea como:
"En las calles de Buenos Aires, en las horas de la siesta, no se ven más que médicos y
perros". El pasatiempo preferido de los porteños era dormir la siesta, tampoco había
mucho que hacer ya que las actividades principales eran la ganadería y el comercio,
que se manejaban con poca mano de obra y una visita cada tanto a los lugares de
producción y servicio.
"Ir de Shopping" llevaba muy poco tiempo, bastaba atravezar la plaza de la Victoria
y recorrer la recova, donde estaban los puestos de los "bandoleros" como se llamaba
por ese entonces a los merceros, frente a una doble fila de negocios de ropa y
novedades. Esto daba cierto márgen para la vida nocturna, que tenía en las tertulias
su expresión mas elegante. Las casas de las familias "más acomodadas" recibían a
viajeros, vecinos y amigos para divertirse y hacer negocios. Las tertulias se prolongaban
hasta después de la medianoche, entre empanadas, recitales de poesía y música,
comentarios políticos y de moda.
Una de las más famosas tertulias eran las que ofrecían frecuentemente los O´Gorman.
Don Tomás O´Gorman y su esposa Anita Perichón , recibían a lo mas granado de la
sociedad, entre otros al Virrey Cisneros, que se desacía por las sonrisas de dona Anita.
Anita Perichón era amante del Virrey Liniers y repartía sus simpatias con cuanto Virrey
encontraba.
Recordemos que muchos años después la nieta del matrimonio O´Gorman, llamada
Camila O´Gorman, se "enamoró" de un sacerdote católico llamado Ladislao Gutierrez 
y ese romance tuvo un final dramático, Rosas al ver semejante escándalo los fusilo a
ambos,a pesar de que Camila estaba embarazada.
Para no irme tanto por las ramas, prosigo con el Buenos Aires de 1810.
La clase social mas adinerada concurría frecuentemente al teatro, conocido como
la Casa de Comedias o "Teatro de la Ranchería" , esta clase era denominada "la parte
mas sana del vecindario". La corrida de toros en la "Plaza de Monserrat",
convocaba a ricos y a pobres.
El Pato, las riñas de Gallos, las cinchadas y las carreras de caballos, eran las diversiones
de los orilleros fundamentalmente, mientras que el criquet, el ajedréz, la ruleta y
los juegos de azar, tenían su sede en la casa de Martín Echarte , donde por supuesto,
se hablaba de política.
A la hora de comer afuera, no había mucha variedad, La Fonda de los Tres Reyes
era la única en Buenos Aires, su única competencia era la casa particular de un
verdadero Chef Francés llamado Monsieur Ramón, preparaba comidas para llevar
a domicilio, el primer delivery Argentino.


              Daquerrotipo de Camila O´Gorman (1845)


¡¡MOZO UN FERNANDO!!
Napoleón obtuvo de los Borbones el transpaso de la corona del Rey Carlos IV a
su hijo Fernando VII, y de éste a Jose Bonaparte, hermano de Napoleón, apodado
"Pepe Botellas" por su afición al Buen Vino.
Fernando VII, definido por Benito Pérez Galdós como "el mas despreciable de los seres",
felicitó a Napoleón por la designación de su hermano José y recomendó a sus vasallos
la mayor sumisión y amistad con Napoleón.
El pueblo español no aceptó esta situación irregular y se organizó en juntas de gobierno
instaladas en las principales ciudades y coordinadas por la central de Sevilla.
El efímero Rey Fernando VII (alcanzó a reinar unos pocos días) ya que fue deportado
por Napoleón a Francia y alojado junto a su esposa y parte de la corte en el castillo
de Valençay , en el valle de Loire, en realidad fue solo para sacarlo de España 
a manera de pagar el favor de haber coronado a Pepe Botellas, traicionando
al pueblo español.

EL SILENCIO DE LOS INOCENTES
Los partidarios de Fernando, que ingenuamente lo creian una especie de patriota,
prepararon planes para lograr la evasión del rey "cautivo" y su regreso a Madrid, pero
el propio Fernando los denunció ante Napoleón y no pocos terminaron frente a los
pelotones de fusilamiento.

CARLOTA, LA HERMANA
La princesa portuguesa Carlota Joaquina, hermana de Fernando VII, decía representar
a los Borbones de España. Así, reclamó los derechos sobre los territorios del Rio de la
Plata hasta que volviese Fernando al Trono Español.
La Junta Central de Sevilla, mandó una nota "agradeciendo" su preocupación, pero
afirmando que los derechos de Fernando estaban bien asegurados por ese órgano.

                                                      El Rey Fernando VII de España. (El Deseado)


SUCESOS ARGENTINOS:

La imagen que recordamos de la Escuela primaria.


Muchos sucesos importantes habían ocurrido en los últimos años, la Reconquista y la
defensa del Virreynato del Rio de la Plata durante las invasiones Inglesas (1806 y 1807),
la Revolución Francesa, la Independencia de los Estados Unidos, las ideas del
"Iluminismo", la Invasión de Napoleón a España, y poco mas atrás en el tiempo el
Movimiento de los Comuneros de Asunción y de Túpac Amaru.
Los criollos comenzaron a comprender que eran capaces de gobernarse solos a partir
de 1810, inflamado su ánimo de fervor patriótico.
La idea de la revolución comenzó a tomar fuerza (en muchos criollos notables) en
reuniones secretas que se llevaban a cabo en diversas casas, entre las cuales se
destacaban la jabonería de Vieytes, o en la casa de Rodríguez Peña, o en la Quinta
de Orma.
La consigna corría de boca en boca, rápidamente la semilla de libertad, se expandió
por toda la ciudad.
Las acciones eran organizadas por una sociedad secreta, integrada entre otros por:
Nicolás Rodríguez Peña, Manuel Belgrano, Juan José Paso, Hipólito Vieytes,
Agustín Donado, Manuel Alberti, Juan FlorencioTerrada, José Darragueira,
Feliciano Antonio Chiclana, Juan José Castelli, Domingo French, Antonio 
Luis Beruti , Juan José Viamonte y Tomás Guido.
Cornelio Saavedra, ofreció su contingente armado, Los Patricios.





UN BARCO CARGADO DE NOVEDADES.

El 13 de Mayo de 1810 llegó al puerto de Montevideo la fragata Inglesa JOHN PARIS
trayendo al Rio de la Plata una noticia grave, en un cargamento de periódicos españoles
que incautó el Virrey, para que no corriera la noticia, esta era que el 13 de enero, Sevilla
había caído en manos de Napoleón. La junta central, el último bastión del poder español
reconocido por los americanos, había sido disuelta y se había formado un fantasmagórico
Consejo de Regencia, integrado por el Obispo de Orense, don Pedro de Quevedo, el
Consejero de Estado, don Francisco de Saavedra, el General Francisco Javier Castaños
el Jefe de la Marina, don Antonio Escaño y el representante del virreynato de Nueva
España (México), Miguel de Lardizábal y Uribe.
Cuenta Mario Belgrano, hermano de Manuel que uno de esos periódicos llegó a manos
de su hermano y Castelli, y que fueron los encargados de difundir la noticia.
Por lo tanto, Cisneros no tuvo mas remedio que dar a conocer la información, que
cuestionaba hasta el tuétano su legitimidad, en una proclama emitida el día 18 de mayo,
para tratar de calmar los ánimos.
Los días del Virreynato estaban contados.


                                                     Baltasar Hidalgo de Cisneros ( 1755-1829)

¿QUIEN FUE ?
Cisneros nació en Cartagena , España en 1755, Fue un Marino , devenido a
administrador colonial español, a partir de llegar a obtener el grado de Almirante
de la Marina Real Española por su destacada actuación en la Batalla de Trafalgar
en 1805, en el Navío Santísima Trinidad, como última acción naval contra la
invasión Napoleónica a su País.
Cabe destacar que durante esa batalla un disparo de cañon, para algunos, o
la caída de un palo del navío, para otros, lo dejó sordo de un oído que jamás
recuperó.
La junta suprema de Sevilla, lo nombró Virrey del Rio de la Plata, en 1809 en
reemplazo del Virrey Liniers ( el mas corrupto que tuvieron las Provincias
Unidas del Rio de la Plata).
                          

HUELLAS DE LA REVOLUCION.
Los hechos que a continuación se describen estan basados en fascimiles de testimonios
escritos originales, que el Museo Histórico Nacional, exhibió para la conmemoración
del Bicentenario de la Revolución de 1810.
Solo basta leerlos para internarse en esos febriles días de la Revolución de Mayo.

LA CONVOCATORIA PARA EL 22 DE MAYO DE 1810.
La noche del 18 de Mayo, los partidarios del cambio, se reunieron en la casa de
Rodriguez Peña y decidieron exigirle a Cisneros la convocatoria a un Cabildo
Abierto, en forma inmediata, con el fin de tratar la situación en que quedaba el
virreinato después de los acontecimientos de España, es decir su falta de
representatividad ante el arresto de Fernando VII.
El grupo comisionó a Castelli y Martín Rodríguez para entrevistarse con Cisneros
para dicho propósito, así lo hicieron el día 20 de mayo.


Este pequeño documento es una de las 450 invitaciones que el Cabildo de Buenos
Aires cursó a los vecinos de la ciudad para participar de una reunión el 22 de Mayo de
1810. Fue impresa en la imprenta de los Niños Expósitos a cargo de Agustín Donado,
uno de los muchachos de French y Beruti, que en realidad se aseguró de imprimir
algunas mas.

Dice así:
El Excelentísimo Cabildo convoca a Usted para que se sirva asistir
precisamente mañana 22 del corriente a las 9 horas sin etiqueta alguna
y en clase de vecino al Cabildo Abierto , que con anuencia del Excelentísimo
Señor Virrey ha acordado celebrar debiendo manifestar esta esquela a las
tropas que guarnezcan las avenidas de esta Plaza, para que se le permita
pasar libremente.

Recordemos que la convocatoria fue cursada solo " a la parte mas sana de
la sociedad " y que si esta se componía de solo 40000 habitantes, irían a la
plaza solamente el 1% de la población.

LA LEGION INFERNAL.

El día 21 de Mayo a las nueve de la mañana se reunió el Cabildo, como todos
los días, para tratar las cuestiones de la ciudad. Pero a los pocos minutos, los
cabildantes tuvieron que interrumpir sus labores. La plaza de la Victoria estaba
ocupada por unos 600 hombres armados con pistolas y puñales.
Este grupo de revolucionarios, encabezados por Domingo French  y
Antonio Luis Beruti , se agrupaban bajo el nombre de "Legión Infernal"
y desconfiando de la palabra empeñada por el virrey, pedía a gritos que se
concretara la convocatoria al Cabildo Abierto.
El síndico Leiva salió al balcón y anunció formalmente el Cabildo Abierto para
el día siguiente. Los "infernales" no se calmaron y pidieron que el Virrey fuera
suspendido, tuvo que intervenir el jefe del Regimiento I de Patricios, "Cornelio
Saavedra", que logró calmarlos garantizándoles el apoyo militar a sus reclamos.
¿¿No era que French y Beruti, repartían escarapelas mientras las mulatas
vendían empanadas y mazamorra ??

EL 22  DE MAYO DE 1810

Desde temprano, fueron llegando los cabildantes, de los 450 invitados solo
pudieron llegar solo 251, el resto fueron "delicadamente convencidos de no
asistir" con la sola exhibición de los trabucos y puñales de la legión infernal,
que se encontraban parapetados estratégicamente en las esquinas del Cabildo,
bajo la cercana supervisión de sus jefes French y Beruti, quienes a propósito
habían pedido a su amigo Donado que imprima mas invitaciones para
reemplazarlas por las de aquellos que " lamentablemente se excusaron de
concurrir".

LOS INVITADOS AL CABILDO.

94  Comerciantes, vecinos y hacendados.
93  Empleados y funcionarios.
60  Jefes y oficiales de mar y tierra.
27  Profesionales liberales.
25  Clérigos y frailes.

                                   La asamblea del 22 de Mayo de 1810 . Pintura de Pedro Subercaseaux


EL GRAN DEBATE.

Toma la palabra el representante mas reaccionario de los españoles, el Obispo
Benito Lué y Riega, ataviado con un lujo eclesiástico poco común, con todas
las cadenas y cruces de su rango, finísimos escapularios de oro y cuatro familiares
que de pie, detrás de el que le sostenían la mitra y un magnífico misal con detalles
en oro. Además venía dispuesto a hundir a sus adversarios con las leyes de Indias
y otros volúmenes que le sostenía una tercer persona.
Comenzó diciendo que " mientras hubiera un español en América, los 
americanos le deberían obediencia...........No solamente no hay porqué 
hacer novedad con el virrey sino que aún cuando no quedase parte alguna
de la España que no estuviese sojuzgada, los españoles que se encontrasen
en la América deben tomar y reasumir el mando de ellas y que éste solo
podría venir a manos de los hijos del país cuando ya no hubiese un español 
en él.........Aunque hubiese quedado un solo vocal de la Junta Central de
Sevilla y arribase a nuestras playas, lo deberíamos recibir como al soberano".
Faltaba aún el plato fuerte del día: La voz de la revolución a cargo de Juan José
Castelli,  mientras tanto Manuel Belgrano sentado comodamente, cerca de una
ventana que daba a la plaza Victoria y con un pañuelo blanco en la mano, había
de hacer una señal a los "infernales" si la cosa en el Cabildo se ponía pesada,
en cuyo caso debían ingresar en masa a disuadir cualquier intento de" RE RE"
por parte de Cisneros, mostrando el filo de los facones.
Castelli, hombre educado en la Universidad de Chuquisaca, como su amigo
Mariano Moreno, se había empapado de la teoría de la soberanía popular,
un tema recurrente de los juristas españoles de los siglos XVI y XVII.
Estas ideas fueron desarrolladas por autores como Domingo de Soto, Juan de
Mariana, Francisco Suárez y Francisco de Vitoria, que demostró que el
derecho del pueblo a elegir su propio gobierno no estaba condicionado por
ningún otro derecho, ni siquiera el divino.
Los revolucionarios americanos, como Castelli, potenciaron estos conceptos
con las ideas de "pacto" y "contrato social" difundidas por teóricos como
John Locke y Jean Jacques Rousseau. 
Decía Castelli aquel memorable 22 de Mayo de 1810:
" A mi me toca contestar al Sr. Obispo y si se me impide hacerlo acudiré
 al pueblo para que se respeten mis derechos". 
Belgrano, en este momento puso sus cinco sentidos en guardia y apretó su
blanco pañuelo.
Inmediatamente Castelli fue interrumpido por el Obispo que dijo:
" Asombra que hombres nacidos en una colonia se crean con derecho a 
tratar asuntos privativos de los que han nacido en España, por razón de
la conquista y de las Bulas con que los Papas han declarado que las Indias
son propiedad exclusiva de los españoles".
Castelli ,un poco mas nervioso, continuo:
" Nadie ha podido reputar por delincuente a la nación entera, ni a los
individuos que han abierto sus opiniones políticas".
Y haciendo uso de una maravillosa ironía, señaló:
"Si el derecho de conquista pertenece, por orígen, al país conquistador,
justo sería que la España comenzase por darle la razón al reverendo
Obispo abandonando la resistencia que hace a los franceses y 
sometiéndose, por los mismos principios con que se pretende que los
americanos se sometan a las aldeas de Pontevedra. La razón y la regla
tienen que ser iguales para todos. Aquí no hay conquistados ni 
conquistadores, aqui no hay sino españoles. Los españoles de España
han perdido su tierra. Los españoles de América tratan de salvar la suya.
Los de España que se entiendan allá como puedan y que no se preocupen,
los americanos sabemos lo que queremos y a donde vamos.
Por lo tanto propongo que se vote: que se subrogue otra autoridad a la 
del Virrey que dependerá de la metrópoli si ésta se salva de los franceses,
que será independiente si España queda subyugada".
Un tanto molesto, el representante de los españoles mas conservadores, el fiscal
Manuel Genaro Villota, dijo que : "el pueblo de Buenos Aires no tiene por 
sí solo derecho alguno a decidir sobre la legitimidad del Gobierno de
Regencia sino en unión de toda la representación nacional, y mucho 
menos a elegirse un gobierno soberano, que sería lo mismo que romper
la unidad de la Nación y establecer en ellas tantas soberanías como
pueblos".
Juan José Paso, le salió al cruce argumentando: " Dice muy bien el señor
fiscal, que debe ser consultada la voluntad general de los demás pueblos
del virreinato; pero piénsese bien en el actual estado de peligros a que
por su situación local se ve envuelta esta capital.
Buenos Aires necesita con mucha urgencia ponerse a cubierto de los 
peligros que la amenazan, por el poder de la Francia y el triste estado
de la Península. Para ello una de las primeras medidas debe ser la
formación de una junta provisoria de gobierno a nombre del señor
don Fernando VII y que ella proceda a invitar a los demás pueblos
del virreinato a que concurran por sus representantes a la formación
del gobierno permanente".
El debate del 22 de mayo fue muy acalorado, depertándo las pasiones de
ambos bandos. El coronel Francisco Orduña , partidario del virrey, contará
horrorizado que mientras hablaba fue tratado de loco, mientras que a los que
no votaban contra el jefe Cisneros, se les insultaba, se les chiflaba  y se les
escupía.                                                                                                                                                      
La postura de Cornelio Saavedra es la que resultaría mas adecuada:
el virrey sería depuesto pero el reducto conservador instalado en el Cabildo
designaría una junta de gobierno.

UNA SORDA MANIOBRA EL 24 DE MAYO
Había quedado claro por todos, el día 22, que el Virrey sería depuesto y
se debía constituir una Junta de Gobierno.
También quedaba claro que esa Junta debía constituírla el Excelentísimo
Cabildo, pero ¿ quienes serían sus integrantes ?
Entonces vino la maniobra, del síndico Leiva y otros recalcitrantes miembros
del cabildo, que consistió en una traición contra el pueblo, cuyo único
sentido era obtener la reelección de Cisneros.
Se le haría renunciar a este su cargo de Virrey y se lo haría integrar la junta.

                                                         Veamos el Documento.  




Detalle de las firmas


Este es un fascimil del documento que el Museo Histórico Nacional exhibe como el
resultado de la maniobra que les estaban preparando los adictos al Virrey Cisneros
entre los cuales se encontraba el síndico Leiva, burlano la voluntad popular.
Este documento dado a conocer el 24 de mayo en horas de la noche, precipitaría 
los acontecimientos de la revolución.

Dice así:
En el primer acto que ejerce esta junta Gubernativa ha sido informada de 
la agitación (1) en que se halla alguna parte del pueblo en razón de no
haberse excluido al Excelentísimo Señor Vocal Presidente (2) del mando
de las armas; lo que no puede ni debe ser por muchas razones de la mayor
consideración. Esto le causa imponderable sentimiento y motiva a trasladarlo
a su conocimiento para que proceda a otra elección en sujetos que puedan
merecer la confianza del pueblo, supuesto que no la merecen los que
constituyen la presente junta, creyendo que será el medio de calmar la 
agitación y efervescencia que se ha renovado entre la gente. La resolución
es de urgentísima expedición , de modo que sin pérdida de instantes será
preciso que Vuestra excelencia se junte en Cabildo, y se expida como 
corresponde; en la inteligencia de considerarse con el poder devuelto.

Dios guarde a Vuestra Excelencia muchos años.
Buenos Aires, 24 de mayo a las 9 y media de la noche de 1810.
Baltasar Hidalgo de Cisneros
Cornelio Saavedra (3)
Juan Nepomuceno de Solá (4)
Dr. Juan José Castelli (5)
José Santos de Inchaurregui (6)
Excelentísimo Señor Cabildo Justicia y Regimiento de esta Capital.

(1) Esta agitación sería ebullición de las milicias y el pueblo todo al conocerse
este documento, por lo tanto los cuatro vocales que habían firmado, entre los
cuales se encontraban Castelli y Saavedra, presentaron su inmediata renuncia
ante el Cabildo, seguidas inmediatamente por la renuncia  de Cisneros.

(2) Hace referéncia a Cisneros.
(3) Cornelio Saavedra: (Potosí 15/09/1759 - Zarate 29/03/1829) .
Durante las Invasiones Inglesas se organizó uno de los cuadros de milicias
(Patricios) del cual fue el primer comandante. Presidió la primera junta de
Gobierno de las Provincias Unidas del Rio de la Plata. Formó parte del
Ejército del Norte. A su regreso recibió la noticia de la formación del Primer
Triunvirato y de su exclusión del gobierno.
(4) Juan Nepomuceno de Solá: (Buenos Aires, 1751- 1819).
Hijo de Miguel de Solá y de Medinaceli, caballero español nacido de Viscaya
que a principios del siglo XVIII se radicó en esta ciudad y fue regidor del 
Cabildo de Buenos Aires. Después de iniciar sus estudios en Buenos Aires
pasó a la Universidad de Charcas donde en 1774 se graduó de Doctor en
teología. A su regreso a Buenos Aires en 1776 fue nombrado vicario general
del obispado y párroco interino de la Iglesia de San Nicolás de Bari.
Con ese cargo concurrió al Cabildo Abierto del 22 de Mayo de 1810 donde
votó para que se subrogase el mando en el cabildo con voto decisivo del
Síndico Procurador general, esto provisoriamente hasta la creación de una 
Junta Gubernativa con llamamiento de todos los diputados del Virreinato del
Río de la Plata. 
(5) Dr. Juan José Castelli (Buenos Aires, 1764 - 1812).
Abogado y jurisconsulto. Egresado de la Universidad de Chuquisaca , Fue
nombrado vocal de la Primera Junta. Encabezó la ejecución de Santiago de
Liniers en Córdoba en Agosto de 1810. Se hizo cargo del Ejército del Norte
y marchó al Alto Perú . Celebró el 25 de Mayo de 1811 en las ruinas 
prehispánicas de Tiwanaku donde proclamó el fin de la mita y la servidumbre
indígena. Afectado por un cáncer de lengua, murió en Buenos Aires en 1812.
(6) José Santos de Inchaurregui (Alava, España 1767).
Se radicó en Buenos Aires a fines del siglo XVIII dedicándose al comercio y
convirtiéndose pronto en uno de sus vecinos principales. Fue regidor del
Cabildo de Buenos Aires en 1797, 1800 y 1806 , Integró el Cabildo Abierto
del 14 de agosto de 1806 que forzó al Virrey Rafael de Sobremonte a
reconocer a Santiago de Liniers como comandante militar en Buenos Aires
ante la inminencia de una nueva invasión inglesa. Asistió al Cabildo Abierto
del 22 de mayo de 1810. Allí adhirió al voto de Juan Nepomuceno Solá,
que propugnaba la cesación del Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros.

MIENTRAS TANTO EN LA CASA DE RODRIGUEZ PEÑA
El coronel Martín Rodriguez señaló que la maniobra de Cabildo era
"una traición contra el pueblo y se lo reducía al papel de idiota".
Rodriguez advirtió que él no podía ni quería frenar a su tropa, Leiva
trató de calmarlo, aduciendo que Saavedra tendría un papel importante
en el nuevo gobierno. Pero Rodriguez insistió: " Si nosotros nos 
comprometemos a sostener esa combinación que mantiene en el 
gobierno a Cisneros, en muy pocas horas tendríamos que abrir
fuego  contra nuestro pueblo, nuestros mismos soldados nos 
abandonarían; todos sin excepción reclaman la separación
de Cisneros".
Cuenta Tomás Guido en sus memorias que "en estas circunstancias
el Señor Don Manuel Belgrano, mayor del Regimiento de Patricios,
vestido de uniforme escuchaba la discusión en la sala contigua, reclinado
en un sofá,casi postrado por largas vigilias observando la indesición de
sus amigos, púsose de pie súbitamente y a paso acelerado y con el
rostro encendido por el fuego de sangre generosa, entró al comedor
de la casa del señor Rodriguez Peña y lanzando una mirada en derredor
de sí, y poniendo la mano derecha sobre la cruz de su espada dijo: 
" Juro a la patria y a mis compañeros, que si a las tres de la tarde
de mañana el virrey no hubiese renunciado , a fe de caballero, yo
lo derribaré con mis armas".

EL SOL DEL 25 VIENE ASOMANDO
Ante el encendido pedido del pueblo, la junta formada el día 24, emite al
Cabildo el siguiente documento, dando cuenta de la dimisión del virrey
Cisneros y le solicitaba al mismo (Cabildo) que procediese a su reemplazo.
Pedía también que se respetara la jerarquía del ex virrey y se le mantuviesen
los honores propios de su antígua función. Esta vez firmaron solamente los
cuatro vocales, sin la presencia de Cisneros.

                                    Veamos el Documento.






                                                              Detalle de las firmas

Dice así:
Excelentísimo Señor.
" Como después de recibido el ofició de Vuestra Excelencia correspondiente
al que se dirigió a las nueve y media de la noche de ayer, se apersonase a esta
Junta Provisional Gubernativa la diputación de Vuestra Excelencia
manifestando la necesidad de pasar por el sacrificio de la dimisión del cargo
que he conservado y dado al Excelentísimo Señor Virrey como vocal presidente,
y prestándose a ello con la mayor generosidad y franqueza, resignado a mostrar
al punto a que llega su consideración por la tranquilidad pública y precaución
de mayores desordenes, lo participa a Vuestra Excelencia a fin de que calmando
las agitaciones de su ánimo pase a la elección de vocal que subrogue al 
Excelentísimo Señor Virrey don Baltasar Hidalgo de Cisneros y quede entendido
que le deben guardar las preeminencias del cargo que ha servido, y los honores
correspondientes a su graduación y clase; de todo lo que se instruye prontamente
al público por bando".

Dios Guarde a Vuestra Excelencia con muchos años.
Buenos Aires, 25 de mayo de 1810.
Juan Nepomuceno de Solá
Cornelio Saavedra
Dr. Juan José Castelli
José Santos de Inchaurregui
Excelentísimo Cabildo Justicia y Regimiento de esta Capital.

EL DOCUMENTO MAS DECISIVO FUE CREADO POR EL PUEBLO.
En hojas de papel timbrado en España, para el Reinado de Carlos IV y habilitadas
para el reinado de Fernando VII, que fueron adquiridas por el pueblo, y firmadas
por 409 personas entre los cuales se cuentan vecinos, comandantes y oficiales de
la milicia se realiza un petitorio exigiendo el  reemplazo de la junta formada el día
anterior por una nueva conformada por Cornelio Saavedra, Manuel Belgrano,
Juan José Castelli, Domingo Matheu, Juan Larrea, Manuel Alberti, Miguel de
Azcuénaga, Juan José Paso y Mariano Moreno.
Además se le exigía una expedición de 500 hombres para auxiliar a las provicias
interiores del Reino, costeandose esta con los suedos del Ex Virrey Cisneros.
Este petitorio fue entregado al Cabildo el 25 de mayo de 1810, por las
personas mencionadas reunidas todas en la plaza.
En cuanto se refiere a los paraguas, el paraguas era un accesorio muy caro (1)
importado de Inglaterra, pocas personas podían tener uno.

(1)Un dato: Se conserva en el Archivo General de la Nación el inventario de mercaderías de una 
tienda porteña de 1795. Entre los artículos inventariados se destacan 27 paraguas de hule
que se vendían a 4 reales cada uno.

                                       Veamos el documento.  



                                           Detalle del Timbrado Español con el escudo de Carlos IV
                                                             que le entregó el trono a su hijo Fernando VII

                                                                       Detalle de las primeras de las 409 firmas

Dice Así:
Excelentísimo Señor.
Los vecinos, comandantes y oficiales de los cuerpos voluntarios de esta capital
de Buenos Aires que abajo firmamos por nosotros y a nombre del pueblo hacemos
presente que hemos llegado a entender que la voluntad de éste reviste la junta y 
vocales que Vuestra Excelencia se sirvió erigir y publicar a consecuencia de las
facultades conferidas a este Excelentísimo Congreso en el Cabildo Abierto del
22 del corriente y porque pudiendo el Pueblo como lo hace reasumida la autoridad
y facultades que había conferido en uso de ellas y mediante la renuncia que ha
hecho el señor Presidente nombrado y demás vocales, revoca y da por de ningún 
valor la junta erigida y anunciada en el bando de ayer 24 del presente; y quiere 
que vuestra Excelencia proceda a manifestar por medio de otro bando público
la nueva elección de Junta de Gobierno que ha de regir y gobernar compuesta 
de los señores don Cornelio Saavedra, para Presidente de la Junta de Gobierno
y comandante General de Armas; don Juan Juan José Castelli, doctor don
Manuel Belgrano, don Miguel de Azcuénaga, doctor don Manuel Alberti, don
Domingo Matheu y don Juan Larrea, y para Secretarios al doctor Juan José
Paso y al doctor Mariano Moreno; entendiéndose esta elección bajo la expresa
y precisa condición de que instalada la Junta se ha de publicar en el término 
de quince días una expedición de quinientos hombres para auxiliar a las 
Provincias Interiores del Reino que deberá marchar a la mayor brevedad costeán-
dose ésta con los sueldos del Excelentísimo Señor don Baltasar Hidalgo de 
Cisneros, Tribunales de la Real Audiencia pretorial y de Cuentas de la Renta
de Fabricación , con lo demás que la Junta tenga por conveniente cercenar; en
inteligencia de que los individuos rentados no han de quedar absolutamente
incongruos porque esta es la manifiesta voluntad del Pueblo, lo hacemos
presente a Vuestra Excelencia a los fines expresados.
Buenos Aires, veinticinco de mayo de 1810. 

LOS FIRMANTES.
Le siguen a continuación 26 carillas de papel timbrado que contienen 409
firmas , las primeras son las de los jefes de los cuerpos milicianos de la ciudad
Francisco Ortíz de Ocampo, Martín Rodriguez, Esteban Romero, Juan José
Viamonte, Florencio Terrada, Juan Ramón Balcarce y otros.



              Veamos las Principales Firmas y un pequeño resumen de 
              cada persona que suscribió.


Francisco Ortiz de Ocampo:  (La Rioja , abril de 1771 - setiembre de 1840)
Integró las milicias que lucharon contra las Invasiones Inglesasen 1806. En junio de 1810
fue puesto al mando del Ejército auxiliar a las Provincias (Ejército del Norte). En 1813
fue nombrado gobernador de Chuquisaca. En febrero de 1814, el Director Supremo
Gervasio Posadas lo nombró gobernador de Córdoba. Por su extracción social fue
opositor del gobernador federal de La Rioja, Facundo Quiroga.


Martín Rodriguez : (Buenos Aires, 1771 - Montevideo, 1845)  
Político y militar. Tuvo actuación destacada en la lucha contra las Invasiones Inglesas, 
en el proceso político de la revolución de mayo y en la Guerra de la Independencia.
Ocupó durante cuatro años el cargo de gobernador de Buenos Aires.


Juan José Viamonte: (Buenos Aires, 9 de febrero de 1774 - Montevideo, 31 de
marzo de 1843).
Militar y político. Participó en la lucha contra las Invasiones Inglesas, en el proceso
político de la revolución de mayo, en la guerra de Independencia y en las guerras civiles.


Juan Florencio Terrada y Fretes:  (Buenos Aires 7 de setiembre de 1782 - 3 de 
mayo 1824).
Militar que luchó contra las Invasiones Inglesas y en la guerra de la Independencia.
Adquirió renombre durante las Invasiones Inglesas, cuando comandó la Compañía de
Granaderos de Infantería o Provinciales (mas tarde denominados de Fernando VII),
conocida como Granaderos de Terrada debido a la popularidad de su comandante.
Tuvo una activa participación en la Revolución de Mayo y en las expediciones
Libertadoras de la Banda Oriental.

Juan Ramón Gonzalez de Balcarce: (Buenos Aires, 16 de marzo de 1773 - 12 de
noviembre de 1836).
Político y líder militar que participó en la guerra de la Independencia y en las guerras 
civiles, ejerciendo por tres veces la gobernación de la Provincia de Buenos Aires.
En 1808 fue ascendido a sargento mayor y comandante del Primer Batallón de Húsares.
Al año siguiente, acompaño a su jefe Martín Rodriguez y a Cornelio Saavedra contra la
Asonada de Alzaga que pretendía deponer a Liniers y participó en la Revolución de
Mayo de 1810, Saavedra le encargó la operación por la cual el Virrey Cisneros fue
enviado a Cádiz.


Feliciano Antonio Chiclana: (Buenos Aires, 1761 - 1826)
Abogado , militar y jurisconsulto. Estudió en el colegio de San Carlos y se graduó de
abogado en la Universidad de Chile. Fue Capitán del Regimiento de Patricios durante las
Invasiones Inglesas. En agosto de 1810 fue nombrado gobernador intendente de Salta.
En noviembre de 1810 fue nombrado Gobernador de Potosí. En 1811, tras volver a 
Buenos Aires, integró el Primer Triunvirato, junto a Juan José Paso y Manuel de Sarratea.
En 1817 se opuso al director supremo Juan Martín de Pueyrredon y se exilió en Baltimore,
Estados Unidos. En 1819, tras regresar al país, firmó un tratado de paz con los indios
ranqueles.


Juan Hipólito Vieytes: ( San Antonio de Areco, 1762 - San Fernando 1815).
Periodista, industrial y político. Participó durante la Reconquista de Buenos Aires en las
Invasiones Inglesas , donde logró el grado de capitán. En 1800 se asoció con Nicolás
Rodriguez Peña para la explotación de una industria de jabón que luego funcionó como
un centro de reuniones políticas secretas en el período revolucionario.
En 1810 apoyó la Revolución de Mayo, asistió al Cabildo abierto del 22 y firmó el
petitorio del 25 de mayo para la creación de la nueva junta de gobierno. Acompañó
en calidad de comisionado político a la expedición libertadora del Ejército del Norte 
Fue nombrado auditor de guerra, cargo del que fue separado por negarse a cumplir
la órden de fusilamiento a Santiago de Liniers impartida por la junta.
Tras el fallecimiento de Mariano Moreno, lo reemplazó como secretario de la Primera
Junta, hasta 1811. Al establecerse la Asamblea de 1813 fue electo Diputado por Buenos
Aires.

                                   Veamos algunas curiosidades en las firmas 



Domingo French: (Buenos Aires, 1754 - 1825). Participó como soldado en las
Invasiones Inglesas. Asistió al Cabildo abierto del 22 de mayo.Marchó hacia Córdoba
para sofocar la revuelta de Santiago de Liniers y comandó el pelotón que lo ejecutó.
En 1811 fue desterrado a Carmen de Patagones.  En las madrugadas de los días
22 y del 25 de mayo acaudilló a una parte del bajo pueblo en compañia de Antonio
Luis Beruti, para que asistieran con la mayor cantidad de armas que les fuera posible
(los autodenominados "la legión Infernal"), y como la inmensa mayoría no sabían
leer y escribir, firmó por todos ellos como "por mi y a nombre de seicientos ", 
luego en otro momento firmó solo, o sea que firmó dos veces.


Antonio Luis Beruti : (Buenos Aires, 2 de setiembre de 1772 - Mendoza, 19 de 
noviembre de 1841).
Militar Revolucionario. Partiocipó en la Revolución de Mayo, que dio comienzo a la 
guerra de la Independencia y mas tarde se involucró en las guerras civiles. En ocasiones
su apellido aparece con doble "t" , como Berutti, aunque sus descendientes prefieren
mantener la forma de Beruti.
Junto a su amigo Domingo French, comandó "la legion Infernal " y es por ello que
también firma bajo el rótulo "por mi y a nombre de los seicientos".



José Antonio Melian (Buenos Aires, 1784 - 1857).
Participó en la defensa de la ciudad durante las Invasiones Inglesas como soldado en el
escuadrón de Húsares de Honor de Pueyrredón. Después de la Revolucion de Mayo
fue oficial de las fuerzas que marcharon al Paraguay con Belgrano.  Posteriormente pasó
a la Banda Oriental a las órdenes del General Rondeau.  En 1815 asumió el comando
del Cuarto Escuadrón de Granaderos a Caballo con el que participó del cruce de los
Andes. Vivió en Chile durante mas de treinta años. En 1849 regresó a la Argentina.
Como vemos firmó dos veces. 




"Yo el Cacique Don José Minoyulle": La única referencia que he podido encontrar
del apellido Minoyulle es la mención que se hace de Don Francisco Humac Minoyulle,
notario y procurador en Lima (Perú), que alegaba descender de los primeros caciques
que se convirtieron al cristianismo en Lambayeque, costa norte del Perú.
También firmó dos veces.

Posible explicación de las dobles firmas.
Las hojas de papel notarial timbrado, estaban en poder de tres o cuatro Patricios que 
recolectaban firmas aquí y allá, sumado al apuro conque iban a entregarse pudo hacer
posible que, algunas personas hayan firmado una hoja que llevaba tal Patricio y luego
tal otro hacer firmar nuevamente a la misma persona en otra hoja, ya que no he visto dos
firmas idénticas en una misma hoja. 

LA NUEVA JUNTA DE GOBIERNO FUE CREADA ESE DIA A PEDIDO DEL
PUEBLO Y CON LOS INTEGRANTES QUE ESTE SOLICITO. 

                           Veamos el Documento emitido para la jura al día
                           siguiente para prestar juramento.


Detalle de las Firmas
Dice Así:
Hallándose ya en posesión y ejercicio de sus funciones esta junta Provisional
Gubernativa de las Provincias del Rio de la Plata a nombre del Señor Don
Fernando VII le avisa a usted para que hoy a las tres de la tarde concurra a 
la sala capitular a prestar el juramento de reconocimiento y obediencia a ella,
y repita mañana a la misma hora la comparecencia en el propio lugar para
presenciar igual juramento que deben prestar las tropas de esta Guarnición
a cuyo fin dispondrá usted que la de su cargo concurra a la Plaza Mayor.

Dios Guarde a usted, Buenos Aires, 26 de mayo de 1810.

Cornelio Saavedra
Manuel Belgrano
Miguel Azcuénaga
Manuel Alberti
Domingo Matheu
Juan Larrea
Juan José Paso (integró la primera junta pero no firmó)
Dr. Mariano Moreno Secretario
Señor comandante del Batallón Nº 4.

LOS INTEGRANTES DE LA PRIMERA JUNTA


Cornelio Saavedra: ( Potosí, 15 de setiembre de 1759 - Zarate, 29 de marzo de 1829).
Durante las Invasiones Inglesas se organizó uno de los cuadros de milicias (Patricios) del
cual fue el primer comandante. Presidió la Primera junta de Gobierno de las Provincias
Unidas del Rio de la Plata. Formó parte del Ejército del Norte. A su regreso recibió la
noticia de la formación del Primer Triunvirato y de su exclusión del gobierno.

Manuel Alberti: (Buenos Aires, 1763 - 1811).
Sacerdote. Egresó como doctor en teología y cánones de la Universidad de Córdoba.
Dirigió la Casa de Ejercicios de Buenos Aires y por concurso obtuvo el curato de San
Benito de Palermo. Asistió al Cabildo Abierto el 22 de mayo. Fue vocal de la Junta
Gubernativa.

Miguel Azcuénaga:  (Buenos Aires 1754 - Olivos, 1833).
Estudió en el colegio de Archidona, en Málaga y en la Universidad de Sevilla. En 1778
fue elécto regidordel Cabildo. Asistió al Cabildo Abierto del 22 de mayo. Integró como
vocal la Junta de Gobierno. Fue uno de los principales soportes económicos del 
gobierno revolucionario. En 1812 fue nombrado Gobernador intendente de la Provincia
de Buenos Aires.

Manuel Belgrano:  (Buenos Aires, 1770 - 1820).
Abogado egresado de la Universidad de Valladolid. Actuó en la defensa de Buenos
Aires en 1807 durante las Invasiones Inglesas. Fue vocal de la Primera Junta de Gobierno.
Fue comandante del Ejército del Norte y aunque fue derrotado por las fuerzas españolas
sentó las bases de la declaración de la independencia paraguaya en 1811. En 1812 creó
la bandera de las tropas patriotas. Formó parte del Congreso de Tucumán.

Domingo Matheu: (Mataró, España,1765 - Buenos Aires, 1831).
En 1791 se radica en Buenos Aires. Próspero comerciante que fue incorporado al Real
Consulado desde 1804 a 1810. Participó en la defensa de Buenos Aires durante las
Invasiones Inglesas. Montó una fábrica de armas para las fuerzas patriotas.
Participó de la asamblea de 1813. 

Juan Larrea: (Balaguer, España, 1782 - Buenos Aires, 1847).
Se estableció en Buenos Aires como comerciante. Luchó contra los invasores ingleses
en 1806 y 1807. Partidario de la causa americana, se unió a la sociedad secreta que
funcionaba en Buenos Aires desde 1808 integrada por un grupo selecto de vecinos
que solían reunirse en la casa de Rodriguez Peña, en la de Belgrano, en la jabonería
de Vieytes o en la quinta de Orma. No asistió al cabildo del 22 de mayo pero fue
incluido en la Primera Junta. Fue miembro del Congreso General Constituyente 1813.

Mariano Moreno: (Buenos Aires, 1778 - Alta mar, 1811).
Obtuvo el título de abogado en la Universidad de Chuquisaca. Participó como uno 
de los organizadores de la sublevación de Alzaga, ocurrida el 1º de enero de 1809, 
que pretendía reemplazar al virrey Santiago de Liniers por una junta de gobierno.
Fueron derrotados por la acción del coronel Cornelio Saavedra, al mando del 
Regimiento de Patricios. Fundó y dirigió la Gaceta de Buenos Aires, periódico desde
el cual publicó sus ideas.

Juan José Esteban del Passo: (conocido como Paso). (Buenos Aires, 2 de junio
de 1758 - San José de Flores, 10 de setiembre de 1833). Fue doctor en leyes y
político de las Provincias Unidas del Rio de la Plata. Integró la primera junta, fue
miembro del Primer y Segundo Triunvirato y del Congreso de Tucumán que 
declaró la Independencia en 1816. También fue el autor del argumento jurídico a
la oportunidad de iniciar la Revolución de Mayo, durante el Cabildo Abierto del 
22 de mayo de 1810.

LA SEMILLA DE LA LIBERTAD HABIA SIDO
SEMBRADA, COMENZARIA A GERMINAR Y
DARIA SUS FRUTOS SEIS AÑOS DESPUES UN 
NUEVE DE JULIO DE 1816, NO OBSTANTE
CORRERIA MUCHA SANGRE CRIOLLA HASTA 
ESE INSTANTE.

Las imágenes que siguen pertenecen al Museo Histórico Nacional, sito en el
Parque Lezama, el cual recomiendo visitar por su gran caudal de material
histórico, lamentablemente no se permite tomar imágenes en el interior del mismo.


  








COMO VIO NUESTRA FILATELIA ESTA GESTA 100 AÑOS DESPUES
 En 1910 fue emitida una serie conmemorativa de 16 valores GJ 300/15
 Veamos algunas imágenes:














ALGUNOS ENSAYOS DE COLOR 

                    En el año 1941 se emite un valor de 5 Centavos homenajeando
                    a French y Beruti ( observese que lo homenajean no como
                    revolucionarios, sino con una escarapela, como si fueran los 
                    distribuidores de escarapelas).




Biliografía consultada para el relevamiento histórico:
Los Mitos de la Historia Argentina de Felipe Pigna.
Huellas de la Revolución de Mayo, Documentos Fascimilares emitidos
en conmemoración del Bicentenario de la Patria.(año 2010)
Imágenes obtenidas de varias página web, referidas a la Revolución
de Mayo.




















4 comentarios: